Proyecto MEPP: Mejora de la percepción de los peatones en los pasos de cebra

De Wikivia

Share/Save/Bookmark

Aunque es lógico pensar que los pasos de cebra repercuten en el descenso de atropellos y situaciones de peligro en estas zonas, según las cifras de accidentalidad que se resumen a continuación, éstos por sí mismos no son garantía suficiente para que los transeúntes crucen por una intersección urbana sin correr el riesgo de sufrir un atropello.

Los motivos que podrían explicar este fenómeno se deben principalmente a factores que tienen que ver con los protagonistas de este tipo de accidentes:

  • Desde la posición del peatón, se observan dos tipos de conductas que pueden provocar situaciones peligrosas: por un lado, exceso de confianza al atravesar un paso de peatones sin tener en cuenta su condición de usuario vulnerable, y por otro lado, imprudencia al cruzar por zonas inadecuadas.
  • Desde la perspectiva del otro tipo de usuario involucrado en este tipo de accidentes, el conductor del vehículo, los problemas se generan sobre todo por no respetar las normas, exceso de velocidad y distracciones.

Sin embargo, también hay que tener en cuenta el factor relacionado con el entorno, la reducción del contacto visual entre el peatón y el conductor, que puede generar situaciones de peligro en los pasos de cebra. Los elementos que impiden una adecuada visibilidad pueden ser, entre otros:

  • Mobiliario urbano que impide la visibilidad de la señalización, tales como marquesinas, farolas, u otro equipamiento urbano.
  • Ubicación incorrecta o inexistencia de la señalización adecuada, especialmente las de preaviso.
  • Aparcamiento indiscriminado.
  • Parada de autobús.
  • Vegetación.
  • Marcas viales de pasos para peatones deterioradas hasta el punto de no ser perceptibles por el conductor.


Según las estadísticas publicadas por la Dirección General de Tráfico (DGT) en el anuario estadístico de accidentes del año 2006, se pueden destacar los siguientes datos:

  • Del total de accidentes con víctimas debido a atropello de personas, 9331 se producen en zona urbana, lo que representa más del 88%.
  • El segundo tipo de accidente que con más frecuencia se produce en zona urbana es el atropello. Los 9.331 accidentes de este tipo que se produjeron en el año 2006 tuvieron una representatividad de más del 18%.
  • Sin embargo, la lesividad de estos accidentes es muy elevada. Para ser más concretos, el número de muertos por atropello ascendió a 281, lo que equivale al 38% de las víctimas mortales en zona urbana.
  • 11.766 peatones fueron víctimas de accidentes durante el año 2006. De estos, 1.091 peatones cruzaban por un lugar inadecuado cuando fueron atropellados.
  • Los riesgos de verse implicado en accidentes por atropello en zona urbana afecta especialmente a las personas mayores de 64 años. Si se consideran las cifras de peatones fallecidos, 152 de éstos pertenecían a este grupo de edad, lo que representa un 51%. Sin embargo, son los mayores de 74 años los que mayor riesgo tienen de morir atropellados. Durante el año 2006, 96 de los peatones fallecidos en zona urbana superaban los 74 años, esto significa un 32% del total.
  • Otro grupo de peatones muy vulnerable ante los atropellos es el formado por los niños. Durante el 2006, 22 de los niños fallecidos en zona urbana fue a consecuencia de un atropello, lo que se traduce a un 65% del total de víctimas mortales en la franja de edad de 0 a 14 años.

En este caso, uno de los elementos que más se asocian a los puntos de atropello graves es la presencia de paradas de autobús, que pueden disminuir considerablemente la visibilidad.

Por ello, el objetivo perseguido por la ASOCIACIÓN ESPAÑOLA DE LA CARRETERA y SEVIDETEC, participantes en el proyecto, ha sido el desarrollo de una experiencia piloto dirigida a mejorar la seguridad vial de los peatones en los pasos de cebra.


CONTENIDO Y ALCANCE DEL PROYECTO. RESULTADOS OBTENIDOS

Para la consecución de este fin se han desarrollado dos tipos de trabajo claramente diferenciados:

  • Desde el punto de vista tecnológico, se ha diseñado y fabricado un prototipo de un dispositivo electrónico completamente automático, que es capaz de detectar a los peatones en su intención de cruzar por un paso de cebra mediante unos sensores fotoeléctricos en los extremos de los pasos de cebra y alertar, mediante un panel luminoso, a los conductores de esta circunstancia.
  • De forma complementaria y desde el punto de vista sociológico, se ha realizado un análisis del comportamiento de los peatones y conductores en un paso de cebra antes de la instalación y puesta en funcionamiento del dispositivo y después de la misma. Las conclusiones de este estudio han permitido certificar la validez del dispositivo desde el punto de vista técnico, social y económico.


CONCLUSIONES

Al plantear la posibilidad de la realización de este proyecto el objetivo propuesto era que el dispositivo electrónico que se desarrollara debía de cumplir los siguientes objetivos:

1. Establecer una comunicación real entre conductor y peatón en un punto de conflicto entre ambos, el paso de cebra, basada en la tecnología disponible.

2. Concienciar a los peatones para que utilicen los pasos de cebra ofreciéndoles la máxima seguridad de que no van a ser atropellados, y eviten cruzar la calzada por otros puntos más peligrosos donde no tienen preferencia.

3. Mejorar las pautas de comportamiento de los conductores que se aproximan a un paso de cebra, favoreciendo el respeto de las normas de circulación.

Las conclusiones que se presentan a continuación certifican la utilidad del dispositivo electrónico MEPP y su capacidad para reducir las situaciones de riesgo que se producen habitualmente en un paso de cebra entre los peatones y los conductores de vehículos.

Así y tal y como se ha comentado anteriormente, la mejora de la seguridad en el paso de peatones objeto de estudio ha aumentado considerablemente.

El dato que mejor refleja esta circunstancia es el descenso global de las situaciones de riesgo, que se calcula en un 88%. De esta cifra también se extrae que la comunicación entre conductores y peatones es mucho más fluida y determinante para que el paso de peatones sea más seguro.

El segundo objetivo planteado, que influye en la actitud de los peatones al utilizar el paso de cebra, ha sido probablemente donde se han detectado los resultados más positivos.

La respuesta de los transeúntes al dispositivo electrónico pone de manifiesto que sistemas simples, de cómodo uso, y de fácil comprensión ofrecen confianza al usuario y por lo tanto, se obtienen resultados más favorables.

Durante el transcurso del estudio, se ha comprobado que conforme pasaban los días, el cruce por el paso de cebra era más correcto por parte de los peatones, lo que hizo suponer que si, con el paso del tiempo, este tipo de sistemas se generalizan, el uso cotidiano del dispositivo daría como resultado que los pasos de cebra de nuestras ciudades fueran completamente seguros. De todas formas, se considera que sería muy recomendable la colocación de vallas o cualquier otro ornamento en las aceras para que imposibilitara el paso de los peatones por los laterales de los soportes de las fotocélulas y “obligara” a los transeúntes a cruzar entre los sensores.

Según los datos obtenidos en el estudio, se puede apreciar que el objetivo de mejorar el comportamiento de los conductores de los vehículos ante un paso de cebra es el más complicado. Aunque una gran mayoría de los vehículos son respetuosos con el paso de peatones y el descenso de situaciones de riesgo provocadas por ellos ha sido importante (un 78%), con el uso del dispositivo se observa que una pequeña minoría circula a una velocidad inadecuada y ante el aviso de la señal, la reacción del conductor no es lo suficientemente rápida para evitar una situación de riesgo.

En este sentido, se considera que con el paso del tiempo y el uso más generalizado del dispositivo se podrían mejorar las pautas de comportamiento de este reducido grupo de conductores.

También se ha podido comprobar respecto al comportamiento de los conductores de los vehículos que la velocidad inadecuada es el mayor inconveniente de este tipo de sistemas.

En definitiva, se considera que los resultados del estudio de validación del prototipo del dispositivo electrónico son lo suficientemente positivos como para calificar como muy útil este sistema para aumentar la seguridad de peatones y conductores en un paso de cebra.

Teniendo en considerando que todavía queda mucho trabajo por hacer y mucho tiempo antes de llegar al 100% de efectividad con este tipo de sistemas, el estudio prueba realmente la eficacia del prototipo desde todos los puntos de vista:

  • Desde el punto de vista social, se ha podido comprobar que el prototipo ha reducido de manera relevante el número de incidentes y las situaciones de riesgo, por tanto la repercusión sobre el bienestar de los ciudadanos usuarios de este paso de cebra puede ser considerada de muy positiva.
  • Desde el punto de vista técnico, el estudio ha demostrado que la tecnología disponible en la actualidad tiene la capacidad suficiente para ser usada en aplicaciones activas en materia de seguridad vial y que, por lo tanto, pueden ser de gran apoyo, como en este caso para conseguir que los pasos de cebra sean más seguros para todos los usuarios de las vías urbanas.
  • Con la realización de este estudio también se ha obtenido información económica sobre el dispositivo muy interesante. Así, se ha podido comprobar que el sistema se adapta económicamente a las exigencias actuales de mercado, presentando un producto muy competitivo y con una gran relación calidad-precio y con un coste asequible para los posibles compradores, como es el caso de los Ayuntamientos, entidades con recursos económicos bastante limitados.
  • Por otro lado, el gasto de energía con uso del dispositivo electrónico MEPP es mínimo, puesto que se trata de una señal luminosa que no esta activa continuamente, sino que se enciende únicamente en el momento en que detecta el cruce de un peatón por el paso de cebra.

En definitiva, en esta fase se ha podido comprobar que el dispositivo electrónico MEPP cumple con todos los objetivos desde el punto de vista social, económico, técnico y político.

Así, dado el alto cumplimiento de expectativas, no se considera oportuno rectificar ni rediseñar ninguno de los elementos que componen el dispositivo electrónico MEPP.

Por último, se ha podido comprobar que el dispositivo electrónico ha sido una medida aceptada tanto por los peatones como por los conductores de los vehículos. En comparación con otros sistemas como son los badenes anteriores al paso de cebra o los pasos elevados, este sistema no repercute negativamente ni en los vehículos, ni en los peatones.



Fotografías del sistema

 

Herramientas personales
Proyecto realizado por:
Asociación Española de la Carretera
proy. TSI-070100-2008-50
financiado por:
Ministerio de Industria Turismo y Comercio
IV Edicin del "Premio Internacional a la Innovacin en Carretera Juan Antonio Fernandez del Campo"