Mezclas bituminosas en caliente con adición de caucho (Vía seca). Control de calidad

De Wikivia

Share/Save/Bookmark

Contenido

Concepto

La propuesta realizada por el centro de Estudios y Experimentación de Obras Públicas (CEDEX), en su “Manual de empleo de caucho de NFU en mezclas bituminosas", para el control de calidad de las Mezclas bituminosas en caliente con adición de caucho (Vía seca) es actualmente de aplicación según la Orden Circular 21/2007.

Dentro de las especificaciones para el control de calidad de estas mezclas, se recogen las relativas al control de procedencia de los materiales (ligante, áridos, polvo mineral y polvo de caucho), al control de calidad de los mismos, al control de ejecución (en la fabricación y en la puesta en obra) y al control de recepción de la unidad terminada, como en el caso de las mezclas bituminosas convencionales.

Control de procedencia de los materiales

El control de procedencia del ligante se realiza tal y como establece el Pliego de Prescripciones Técnicas Generales para Obras de Carreteras y Puentes (PG-3) para este material.
En el control de procedencia de los áridos, de cualquier procedencia de estos, y para cualquier volumen de producción previsto, se tomarán 4 muestras, y de cada fracción de ellas se deberá determinar:

Por su parte, el Director de Obra podrá disponer la realización de estas determinaciones sobre nuevas muestras y la realización de los siguientes ensayos:

  • Proporción de partículas trituradas del árido grueso
  • Proporción de impurezas del árido grueso

Por su parte, para el control de procedencia del polvo mineral de aportación se tomarán 4 muestras de cada procedencia del polvo mineral, y para cualquier volumen de producción previsto, sobre las que se determinará la densidad aparente.

Si el polvo mineral de aportación o los áridos utilizados en la fabricación de la mezcla aportaran certificado acreditativo del cumplimiento de las especificaciones obligatorias o documento acreditativo de la homologación de la marca, sello o distintivo de calidad, el control de procedencia de estos materiales dejaría de tener carácter obligatorio.

Junto al polvo de caucho que se vaya a emplear en la fabricación de estas mezclas, se deberá aportar certificado acreditativo del origen del material y del cumplimiento de las especificaciones dadas para este material, y además, indicación expresa de que proviene de neumáticos fuera de uso.

Control de calidad de los materiales

El control de calidad del ligante se realizará tal y como indica el Pliego de Prescripciones Técnicas Generales para Obras de Carreteras y Puentes (PG-3).
En el control de calidad de los áridos, de cada fracción de árido que se produzca o reciba, se realizarán los siguientes ensayos al menos 2 veces al día:

  • Análisis granulométrico de cada fracción
  • El equivalente de arena y, en su caso, el índice de azul de metileno

Además, al menos una vez a la semana, o cuando de cambie de procedencia, se realizarán los siguientes ensayos:

  • Indice de lajas del árido grueso
  • Proporción de partículas trituradas del árido grueso
  • Proporción de impurezas del árido grueso

Por último, al menos una vez al mes, o cuando de cambie de procedencia, se realizarán los siguientes ensayos:

  • Coeficiente de Los Ángeles del árido grueso
  • Coeficiente de pulimento acelerado del árido grueso para capas de rodadura
  • Densidad relativa y absorción del árido grueso y del árido fino

Con anterioridad a todo esto, se habrán observado las descargas en acopio o alimentación de tolvas en frío para rechazar el material que, a simple vista, presente restos de tierra vegetal, materia orgánica o tamaños superiores al máximo.

Adicionalmente, se vigilará la altura de los acopios y el estado de sus elementos separadores y los accesos. Los áridos que presenten alguna anomalía de aspecto, tal como distinta coloración, segregación, lajas, plasticidad, etc. se acopiarán aparte.

El control de calidad del polvo mineral de aportación se realizará mediante la determinación de la densidad aparente al menos una vez al día, o cuando cambie de procedencia.

El control de calidad del polvo de caucho se realizará mediante un examen del mismo, desechándose los que presenten tamaños superiores a los exigidos, humedad o aglomeraciones que impidan la fluencia libre del material.

Además, sobre cada partida que se reciba se deberán realizar los siguientes ensayos:

  • Granulometría, tal y como indica el “Manual de empleo de caucho de NFU en mezclas bituminosas" del CEDEX
  • Humedad mediante secado en estufa
  • Contenidos de materiales metálicos, materiales textiles y de otras impurezas, tal y como indica el “Manual de empleo de caucho de NFU en mezclas bituminosas" del CEDEX

Control de ejecución

Dentro del control de ejecución se distingue entre control de fabricación y control de puesta en obra.

En el control de fabricación se tomarán una vez al día 2 muestras, como mínimo, de la mezcla de áridos en frío antes de su entrada en el secador, una por la mañana y otra por la tarde, y sobre ellas se realizará un análisis granulométrico y se determinará El equivalente de arena y, en su caso, el índice de azul de metileno. Las tolerancias admisibles respecto de la granulometría establecida en la fórmula de trabajo son, referidas a la masa total de áridos (incluido el polvo mineral), del ± 3% en tamices superiores a 2mm, del ± 2% en tamices comprendidos entre 2 mm y 0,063 mm y del ± 1% en el tamiz de este último tamaño.

De la mezcla de áridos en caliente se tomará diariamente una muestra de la que también se determinará su granulometría, que deberá cumplir las tolerancias mencionadas. La precisión de las básculas de dosificación, y el correcto funcionamiento de los indicadores de temperatura de los áridos y del ligante hidrocarbonado se verificará al menos una vez por semana.

A la descarga del mezclador también se tomarán muestras, sobre las que se efectuarán los siguientes ensayos:

  • A la salida del mezclador o silo de almacenamiento, sobre cada elemento de transporte:

     - Control del aspecto de la mezcla, y medición de su temperatura. Rechazándose todas las mezclas segregadas, carbonizadas o sobrecalentadas, las mezclas con espuma y aquéllas cuya envuelta no sea homogénea o presenten indicios de humedad.

  • Al menos 2 veces al día, mañana y tarde, y al menos una vez por lote, considerando como lote el definido para el control de recepción de la unidad terminada:

     - Dosificación de ligante
     - Granulometría de los áridos extraídos
     - Determinación del contenido de polvo de caucho, mediante control de las pesadas de la central de fabricación y mediante el método de combustión, aplicado sobre los áridos extraídos.

La tolerancia admisible en cuanto a la dotación de ligante hidrocarbonado y del polvo de caucho de la fórmula de trabajo (corregido con los correspondientes coeficientes de calibración previamente establecidos en el laboratorio) será del 3 por mil en masa del total de mezcla bituminosa, incluido el polvo mineral. Siempre sin bajar del mínimo especificado para el tipo de capa y de mezcla de que se trate.

Al menos una vez al día, y al menos una vez por lote:

  • En mezclas densas, semidensas y discontinuas tipo F, análisis de huecos y resistencia a la deformación plástica empleando el aparato Marshall (serie de 3 probetas como mínimo)
  • En mezclas drenantes y discontinuas tipo M, análisis de huecos (serie de 3 probetas como mínimo) y pérdida por desgaste.

El control de puesta en obra de estas mezclas se divide en el control de la extensión y el control de la compactación.

Durante la extensión, se medirá la temperatura ambiente ya que no se permitirá la puesta en obra de estas mezclas cuando la temperatura ambiente a la sombra, sea inferior a 12ºC, con tendencia a disminuir.

Antes de verter la mezcla del elemento de transporte a la tolva de la extendedora, se comprobará su aspecto y se medirá su temperatura. También se verificará que se ha sobrepasado el periodo de maduración establecido en la fórmula de trabajo. Además, se comprobará frecuentemente el espesor extendido, mediante un punzón graduado.

En el control de la compactación se comprobará la composición y forma de actuación del equipo de compactación, verificando:

  • Que el número y tipo de compactadores son los aprobados.
  • El funcionamiento de los dispositivos de humectación, limpieza y protección.
  • El lastre, peso total y, en su caso, presión de inflado de los compactadores.
  • La frecuencia y la amplitud en los compactadores vibratorios.
  • El número de pasadas de cada compactador.

En mezclas drenantes, se comprobará la permeabilidad de la capa durante su compactación, con la frecuencia que sea precisa.

Al terminar la compactación, se medirá la temperatura en la superficie de la capa.

Véase también

Herramientas personales
Proyecto realizado por:
Asociación Española de la Carretera
proy. TSI-070100-2008-50
financiado por:
Ministerio de Industria Turismo y Comercio
IV Edicin del "Premio Internacional a la Innovacin en Carretera Juan Antonio Fernandez del Campo"