Conclusiones del II Congreso Nacional de Seguridad Vial

De Wikivia

Share/Save/Bookmark

Elena de la Peña. Ponente General y Directora Técnica de la Asociación Española de la Carretera (2004 - 2007) , presenta las conclusiones finales del encuentro.


Madrid, 16 de diciembre de 2005. -
Durante cuatro días hemos tenido la oportunidad de debatir sobre seguridad vial desde distintos puntos de vista:

  • Desde los usuarios, corazón del sistema de transporte por carretera.
  • Desde las víctimas de accidentes y sus familias.
  • Desde la carretera, su equipamiento y su entorno.
  • Desde el vehículo, con la última tecnología disponible.
  • Desde la política, con un afán integrador que la caracteriza durante los últimos años, y que resulta muy esperanzador de cara a la mejora de la seguridad vial.

Pero lejos de darnos una palmada en la espalda para reconocer lo bien que lo hemos hecho (que también es necesario), debemos seguir trabajando, lo más unidos posible, para profundizar en ese espíritu integrador, bajo la perspectiva que ha servido de lema al congreso, “Una estrategia para todos”.

Se han tratado temas muy interesantes durante estos días. Algunos de ellos, quizá por ser más específicos, no se han incluido en estas conclusiones, pero les invito a todos ustedes a que se tomen tiempo para leer el libro de ponencias de este congreso. Estoy segura de que encontraremos buenas ideas e iniciativas interesantes para nuestra labor en el mundo de la seguridad vial.

Dado que no quiero hacer un discurso interminable, paso directamente a la lectura de las conclusiones más destacadas del congreso. A continuación, detallaré los principales puntos de interés que se han tratado en el II Congreso Nacional de Seguridad Vial.

  •  La importancia de la formación y la información en seguridad vial, de cuya necesidad ya nadie duda. Todos los que estuvimos el martes en la inauguración del congreso podemos recordar la llegada alborotada de los niños y la finalización del Road Show con un silencio casi absoluto. Ello nos permitió comprobar que los niños y los jóvenes pueden ser muy receptivos a campañas divulgativas de seguridad vial.
  • Las iniciativas políticas caminan en la dirección integradora y en la búsqueda de estrategias válidas para todos.
  • El apoyo de la justicia es estrictamente necesario, y constituye hoy por hoy un punto débil de la lucha contra la accidentalidad en la carretera.
  • El papel de los servicios de asistencia, no sólo por su primer contacto con la víctima, sino por todo lo que tienen que decir en cuanto a su recuperación, tanto física como psicológica y también en la prevención desde la medicina o desde la formación e información.
  • La carretera. Este factor está mejorando mucho. Hay que buscar una estrategia integradora, pensada para todos, tanto a través de políticas paliativas como preventivas. Por supuesto, el equipamiento viario tiene mucho que aportar. Recordemos una frase pronunciada durante este congreso, que yo apoyo sin duda alguna: no nos creemos que sólo podamos modificar el 2%. La teoría que compara el riesgo real con el riesgo subjetivo nos apoya.
  • El vehículo. Las mejoras en su diseño y las nuevas tecnologías tienen mucho que decir, pero se quedarán en nada si se trata de medidas aisladas; todas ella deben estar unidas, una vez más, en una visión integradora.
  • La Administración no está sola en la lucha contra la accidentalidad en carretera. Existen cada vez más entidades que colaboran en esta línea, algo que se repite en los países que nos han visitado estos días: Uruguay, México, Paraguay…
  • La necesidad de la coordinación. Somos muchos los profesionales que trabajamos en la misma línea, pero quizá por caminos diferentes. Considero que merecería la pena hacer un esfuerzo por juntar nuestras fuerzas para alcanzar mejores resultados.
  • La seguridad vial debe ser una prioridad política en todos los gobiernos, no sólo de manera teórica, sino de manera eminentemente práctica. Por ello, el establecimiento de un “Pacto por la seguridad vial” desde los estamentos políticos es, como se puso de manifiesto en una de las últimas sesiones del congreso, una necesidad urgente.
  • Para finalizar, me gustaría citar dos frases que se han escuchado en este congreso y que me han parecido muy interesantes:
  1. En el Reino Unido se tardó tres generaciones en modificar actitudes poco seguras al volante. Esperamos que en España sean menos, pero cuanto más trabajemos, antes conseguiremos reducirlas.
  2. La importancia de la lucha contra la tolerancia social de determinadas actitudes al volante como una de las claves para la mejora de la seguridad vial.

Por último, sólo me resta añadir mi agradecimiento a la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia, al Ayuntamiento y a las entidades patrocinadoras del simulacro por su colaboración, sin las que no habría sido posible realizar este congreso.

Y, por supuesto, también quisiera reiterar mi agradecimiento a AESLEME, a la Asociación Española de la Carretera (especialmente a mis compañeros responsables de la organización del congreso) y a todos ustedes por su presencia.

                                                                                                                                                           

                                                                                                                                                                  Elena de la Peña
                                                                                                                                                                  Ponente General
                                                                                                                            II Congreso Nacional de Seguridad Vial


 
Herramientas personales
Proyecto realizado por:
Asociación Española de la Carretera
proy. TSI-070100-2008-50
financiado por:
Ministerio de Industria Turismo y Comercio
IV Edicin del "Premio Internacional a la Innovacin en Carretera Juan Antonio Fernandez del Campo"