Sección transversal de las vías arteriales

De Wikivia

Share/Save/Bookmark

Concepto

La concepción de la sección transversal de la vía arterial se hace a partir de las anchuras totales disponibles en el canal o corredor por el que está trazada la carretera. Estas anchuras disponibles dependen de las alineaciones urbanas o de la delimitación de los distintos usos de suelo y su modificación es, generalmente, más difícil que en las autopistas y autovías ya que el trazado en éstas discurre por zonas de menor densidad.

La sección transversal puede ser similar a la de una autopista o autovía pero suele ser más común plantear secciones con características más urbanas:

  • Medianas. El ancho óptimo sería un valor comprendido entre 2 y 5 m para permitir el cruce de los peatones, pero numerosas vías arteriales se conciben como una calzada única de cuatro carriles. La mediana se reduce en este caso a una banda de 0,5 m mínimo, pintada con doble línea continua o tratada con un pavimento diferenciado de la calzada. Por el contrario, algunas vías arteriales tienen medianas que realizan funciones de bulevar, las anchuras de las mismas dependerán de las funciones urbanas asignadas a dicho bulevar.
  • Arcenes. El arcén interior suele reducirse a la marca vial (0,2 a 0,3 m). En medios fuertemente urbanizados, el arcén exterior desaparece para ser sustituido por un carril de circulación o por un carril de estacionamiento. En medio suburbano, el arcén sigue existiendo aunque con características más reducidas que en autopistas y autovías.
  • Carriles. Se recomiendan anchuras de carril inferiores a 3,5 m. En áreas urbanas, con prioridad adjudicada por semáforos y velocidades inferiores a 80 km/h, se pueden plantear carriles de 3 m. El carril derecho suele ser ligeramente más ancho al tener que admitir autobuses y la mayoría de vehículos pesados.
  • Resguardo y acera. El resguardo se integra en el espacio de la acera y se separa de la calzada mediante un bordillo. Se convierte así en la banda de protección y separación entre el peatón y el automóvil. Las anchuras óptimas suelen estar entre 0,5 y 3 m.
  • Desmontes y terraplenes. Es de desear que los desmontes y terraplenes de la carretera no sean importantes y puedan ser absorbidos por elementos de su propia sección transversal. No se recomiendan perfiles continuados por encima o por debajo del terreno.

Véase también

Consideraciones generales de vías arteriales; Justificación de la realización de una vía arterial en el entorno urbano; Geometría de las vías arteriales; Nudos en las vías arteriales; Peatones y transporte colectivo en el caso de vías arteriales; Consideraciones generales del pavimento y drenaje en las vías arteriales

Herramientas personales
Proyecto realizado por:
Asociación Española de la Carretera
proy. TSI-070100-2008-50
financiado por:
Ministerio de Industria Turismo y Comercio
IV Edicin del "Premio Internacional a la Innovacin en Carretera Juan Antonio Fernandez del Campo"