Riego de imprimación (construcción)

De Wikivia

Share/Save/Bookmark

Concepto

Un riego de imprimación consiste en la aplicación de un ligante fluido sobre una superficie no tratada anteriormente con ningún conglomerante o ligante con el objetivo de preparar la superficie de apoyo y de contribuir a la sujeción de la capa bituminosa o tratamiento superficial posterior.

El primer paso para la ejecución de un riego de curado es la preparación de la superficie existente. Antes de cualquier operación hay que comprobar que dicha superficie cumple las condiciones especificadas para la unidad de obra correspondiente, y que además no se halle reblandecida por un exceso de humedad.

La superficie existente se deberá barrer enérgicamente, inmediatamente antes de la aplicación del ligante hidrocarbonado, para que la imprimación se realice de forma efectiva. Este barrido limpiará la superficie de polvo, suciedad, barro y otros materiales perjudiciales. También se deberá regar ligeramente con agua, sin saturarla. Si no se realizan estas operaciones, lo único que se conseguirá con el riego es formar una costra de ligante.

El ligante hidrocarbonado suele ser betún fluidificado para riegos de imprimación (FM100) o una emulsión especial de imprimación (EAI, ECI). La dotación de ligante será la que pueda ser absorbida por la superficie a imprimar en 24 horas, y en ningún caso inferior a 500 gr/m2 de betún residual. Normalmente en la práctica, se suele fijar una dotación tipo, por ejemplo de 1 kg/m2 de betún residual, y rectificarla en la segunda aplicación, de modo que se añada ligante en las partes donde falte, y en las partes en las que sobra se extienda una arena que absorba el exceso de este.

El ligante se extenderá, cuando la superficie a imprimar mantenga aún una cierta humedad, de manera uniforme, evitando duplicarla en las juntas transversales de trabajo. Para ello se colocarán bajo los difusores, tiras de papel u otro material en las zonas donde se comience o interrumpa el riego. En el caso de regar por franjas, se procurará una ligera superposición del riego en la unión de dos contiguas. La extensión del ligante se realizará a la temperatura especificada por el PG-3 para ello, en función del ligante con el que se realice el riego. Con betún fluidificado para riegos de imprimación la temperatura será tal que su viscosidad esté comprendida entre 20 y 100 segundos Saybolt Furol, y con emulsiones bituminosas entre 5 y 20 segundos Saybolt Furol.

El ligante se extenderá con equipos adecuados montados sobre neumáticos, pero en puntos inaccesibles se podrá emplear un equipo portátil, provisto de una lanza de mano.
En los riegos de imprimación en los que sea precisa la circulación de vehículos sobre el mismo, o en el caso de que tras 24 horas parte del ligante esté sin absorber, tras la aplicación del ligante se procederá a extender un árido de cobertura. Esta extensión se realizará uniformemente por medios mecánicos.

El árido será una arena natural o de machaqueo, o una mezcla de ambas, no plástica. Este árido pasará en su totalidad por el tamiz UNE de abertura 4 mm y no contendrá más de un 15% de partículas inferiores a 0,063 mm.

Durante la extensión del árido se evitará que las ruedas del equipo de extensión entren en contacto con ligante sin cubrir.

Véase también

Herramientas personales
Proyecto realizado por:
Asociación Española de la Carretera
proy. TSI-070100-2008-50
financiado por:
Ministerio de Industria Turismo y Comercio
IV Edicin del "Premio Internacional a la Innovacin en Carretera Juan Antonio Fernandez del Campo"