Operaciones previas (proyecto)

De Wikivia

Share/Save/Bookmark

Concepto

En la fase de proyecto hay que tener muy en cuenta las operaciones previas a las explanaciones a la hora de realizar la planificación de estas, así como el coste de las mismas.
Entre estas operaciones previas, hay que tener en cuenta en primer lugar las pistas de acceso a la traza de la obra o a puntos exteriores, como vertederos. Estas pistas pueden ser transversales al eje, compartiendo con el sólo un punto; longitudinales, que discurren por la futura banda de ocupación; de acceso a una obra localizada, como por ejemplo la boca de un túnel; y de acceso a puntos externos a la traza, como acopios, préstamos y vertederos. Se deberá realizar un estudio de la situación de estas pistas así como de refuerzo del firme y construcción de intersecciones, cuando sea preciso, para lo que hay que prever el aumento de tráfico pesado que supone la obra, el plazo en que estará operativo el acceso y las condiciones meteorológicas que previsiblemente tendrá que soportar.

Otro punto a tener en cuenta es la retirada de servidumbres y de los servicios existentes. Con independencia de las expropiaciones, la retirada estas servidumbres y servicios es uno de los puntos más importantes, ya que no deben interferir con los requisitos previos de plena disponibilidad de terrenos exigidos en el Reglamento General de Contratación del Estado. Por este motivo es importante en la fase de proyecto la identificación de todas las servidumbres y servicios afectados para su desvío y restitución.

Un aspecto importante también dentro de los trabajos previos es el despeje y desbroce del terreno. En el despeje hay que tener en cuenta tanto la retirada del arbolado existente por encima de un diámetro concreto, como las edificaciones y estructuras que deben ser demolidas o retiradas. Frecuentemente, salvo casos complejos, se tienen en cuenta en el proyecto por m3 de volumen aparente a lleno por vacío. También hay que evaluar con especial atención el caso de demoliciones en zonas urbanas. En cuanto al desbroce, que consiste en la retirada del resto de la cobertura vegetal (árboles pequeños, arbustos, hierba, cultivos, etc.), hay que tener en cuenta la posibilidad de reutilización del material desbrozado como tierra vegetal para la protección de taludes. Además, hay que estudiar la posibilidad de no retirar la tierra vegetal bajo terraplenes, siempre y cuando el espesor de la capa vegetal no haga temer asientos en el terraplén tras su ejecución y si las necesidades de protección de los taludes están suficientemente cubiertas. No retirar la tierra vegetal puede ser incluso beneficioso, ya que esta puede constituir un buen asiento para la primera tongada del terraplén y facilitar el acceso a la maquinaria en zonas de nivel freático poco profundo.

Ya desde la redacción del proyecto hay que tener en cuenta la protección de la obra en todo momento contra los daños que puede producir el agua procedente de precipitaciones atmosféricas. Se pueden ejecutar las obras de drenaje antes de las explanaciones o esperar a que puedan ejecutarse utilizando el propio terraplén como encofrado perdido. En el primero de los casos hay que tener en cuenta la posible colmatación de las obras de drenaje, favorecida durante el movimiento de tierras por los arrastres de material, así como las barreras que constituyen hasta que están cubiertas por el terraplén. En el caso de ejecutar las obras de drenaje tras la ejecución del terraplén hay que buscar una salida a las aguas retenidas por el terraplén durante su construcción.

Véase también



Herramientas personales
Proyecto realizado por:
Asociación Española de la Carretera
proy. TSI-070100-2008-50
financiado por:
Ministerio de Industria Turismo y Comercio
IV Edicin del "Premio Internacional a la Innovacin en Carretera Juan Antonio Fernandez del Campo"